NUEVO CONTACTO PERSONAL

portavozdjmruiz_mateos@yahoo.es

viernes, 27 de diciembre de 2013

Estado español: Robar y desperdiciar La Almoraima





Durante este tiempo de trabajo, más bien de lucha, para encontrar soluciones a la situación de los Inversores, he podido constatar que en el extranjero el Estado español no es de fiar. La Política aglutina una rapiña de malhechores que ensombrece el conjunto del país. No les quito razón porque en España todo es posible para mal y no hay límite.

El caso de Rumasa, silenciado aquí, es una vergüenza a voz en grito que nunca pasa inadvertida en los entornos empresariales y financieros de carácter internacional. Allende las fronteras españolas, se considera que hay que saldar una cuenta de treinta años que el país debe al empresario.

Es triste y veraz decir que en España hay una cuenta pendiente por parte de un Estado que ejerció un vil latrocinio y facilitó la indefensión de una víctima que treinta años después sigue sin garantía procesal. El Sistema, el sinvergüenza Sistema,  procuró toda clase de vejaciones a José María Ruiz-Mateos para encubrir un crimen no resuelto de expolio económico contra un patrimonio legalmente establecido. Tal indefensión se posibilitó porque los beneficiados fueron particulares que compraron la Justicia después de adueñarse de Rumasa.

  
 Las cuentas pendientes de un Estado ladrón, como lo denominan en el exterior, -cómo llamar a lo que oculta la evidencia del delito, pasándose por el forro de los derechos humanos la elemental y decente Justicia que no hay en España-, no han pasado desapercibidas en el extranjero. Fuera de este país destrozado por politicastros se sabe del percal institucional que se gasta esta gentualla de beneficios vitalicios, viviendo del cuento político y de la trampa permanente de la corruptela en el caso de la delictiva expropiación de Rumasa en 1983.


Esas señorías que ahora se toman inadmisibles vacaciones de vergonzante duración, después de explotar miserablemente a la población que los mal aguanta, han decidido vender al mejor postor la Finca de la Almoraima robada a D. José María y sin pretexto que valga, pues él fue declarado inocente de las imputaciones que propiciaron la vileza estafadora de Felipe González, el destructor del 10% del PIB cuyo 2% pertenecía al Holding. Qué fácil les resulta especular, con el botín de un saqueo sin punición, a estos miserables parásitos.



La Almoraima es deficitaria en manos de lerdos y aprovechados que desde la Administración Pública han desperdiciado el inmenso flujo de beneficios que aportaban las empresas en manos de su verdadero dueño.


La Almoraima es sólo una de los centenares de propiedades saqueadas entonces y que se pretende vender por 200 millones de euros. Un Estado conformado por ladrones que vende al mejor postor el lucro criminal que resultó del golpe estafador de la expropiación.


Es triste decir que España es ladrona y falaz, a través de políticos sin escrúpulos que terminaron de saquear a todo el país explotando a sus ciudadanos para paliar los robos de la administración en manos de forajidos tras siglas políticas. Y quien dice político incluye lo financiero, lo jurídico, lo empresarial; en definitiva una mole pútrida de corrupción institucional que sigue siendo dañina para el pueblo que ha de soportarla.


Sirva de ejemplo-como vergüenza internacional evidente cuando se contempla esta España de tramposos impunes que hacen de la política una patente de corso para estafar, matar, explotar y arruinar al pueblo- la ruin picaresca de esos aprovechados que dejaron Rumasa como empresa de administración pública para que fingidos directivos cobraran opíparos sueldos durante décadas, viviendo de la sopa boba que el felipismo sirvió en bandeja a tanto parásito con carné político.


Es repugnantemente paradójico que se crucifique a José María Ruiz-Mateos por unas circunstancias ajenas de su voluntad y con afán de continuismo en la gran mentira estatal que convirtió a una víctima en villano, cuando los villanos usaron al Estado para ejercer como vulgares delincuentes con la aquiescencia de una Justicia vendida al mejor postor.


La Almoraima, pese a la trampa perpetua de los tribunales, es de José María Ruiz-Mateos, como las 700 empresas y los 23 bancos que le quitaron por mor de  un decreto ley de puro bandidaje que desde entonces se ha ejercido en España sin disimulo.


Cuando el empresario y financiero cumpla con su promesa de pagar a los Inversores, no existirá mejor evidencia para corroborar la canallada delictiva de un Estado que vende lo que en malas manos estuvo después de la expropiación ¿Qué esperar de fulleros, tramposos y estafadores que no saben sacar provecho ni del botín de un atraco?

3 comentarios:

JOSE A. dijo...

Querido Ignacio, como siempre tus escritos y críticas son auténticos Dogmas, porque es la realidad de lo sucedido con Rumasa, pero nadie movió ni un dedo por D. José Mª, así que va siendo hora que los ladrones queden al descubierto y que " ALGUIEN " page por la verguenzas de un Gobierno Ladron sin escrúpulos.
Dios y el tiempo pone a cada cual en su sitio. Lo veremos.

Ignacio Fernández Candela dijo...

Amigo José Antonio, me identifico contigo con esa nobleza nuestra que no cede un ápice ante la injusticia y la corrupción, las encubiertas que convierten en villanos a los héroes, y muestran su indignación visceral sin dar una sola concesión a tanta vergüenza que los ciudadanos no merecen de las instituciones plagadas de podredumbre política.

Seguiré confrontando contra este mal revestido de dignidades vergonzantes y privilegios inmerecidos a costa de la ruina de los inocentes ciudadanos.

Un abrazo

Anónimo dijo...

Esto de verdad es que me pone de una mala hostia inexplicable de verdad, es que lo que me jode que le tengan que robaron TODO TODO encargarse de que no le quedara nada ni una solo peseta es que es una sensación de rabia,asco e impotencia totalmente brutal!!!!