NUEVO CONTACTO PERSONAL

portavozdjmruiz_mateos@yahoo.es

lunes, 4 de noviembre de 2013

Carta abierta al ignorante Juan Luis Galiacho





  
 Como crítico literario y escritor, me duele que un inútil como usted  aspire a tanto juntando letras. Es vergonzante su fingida profesionalidad, como nefasta la ortografía, pero no tanto como la imbecilidad de lo que expone en un chocarrero  artículo sobre José María Ruiz-Mateos. Se me ocurre algo que rima con su apellido y le sería propio por contar mamarrachadas.

"Diós" con acento; acentuado un pronombre demostrativo acompañado de sustantivo... ¿De dónde se saca usted la dignidad para escribir y tener la desfachatez de mostrarlo en público? Insignificante en las formas no menos debía de ser su fondo.

Un doctorado puede camuflar la ignorancia del alma. Es su caso.

Enlace: "Diós" con acento, antes de que se corrigiera al iletrado Galiacho.

    Desde la perspectiva de la realidad, la que contemplo a diario al lado de José María Ruiz-Mateos, sus lucubraciones, seguro de conocer la verdad de la situación, son ridículas.  En España abunda el cotilleo manipulador, ahora lo sé más que nunca después de este año y medio,  y resulta harto indignante ver cómo se desvirtúa lo real y se complica siendo todo mucho más sencillo.

 Las circunstancias pueden ser en apariencia como se describen, pero se aventura demasiado al sacar desacertadas conclusiones. No me es extraño conociendo quién es usted. Un farsante que hace creer que sabe. Usted, Galiacho , no sabe nada pero se postula como conocedor de la vida de Ruiz-Mateos. Le debe de ser lucrativo arrimarse como una rémora y chupar del  bote hablando de terceros ya que terceros de usted no pueden decir nada verdaderamente constructivo de cara a  la sociedad que engaña.

    En la vida unos escriben Historia mientras otros misérrimos cantamañanas ni la huelen, siendo testigos miserables de ella. Usted Galiacho lleva toda una existencia siendo testigo no invitado a mejores y más dignos destinos

    No me sorprende la ignorancia de los que lejos de hacer algo importante por los demás, se limitan a ser correveidiles de baratillo para sacarse una perras gordas hablando de los verdaderos protagonistas de la vida.

    
   José María Ruiz-Mateos es empresario y financiero-recordemos 23 bancos que le robaron por las armas junto a 700 empresas- que trabajó de firme para crear empleo y riqueza en un país plagado de alimañas que se ensañaron política, jurídica, financiera y económicamente; oportunistas honorables que convirtieron el delito en decreto ley, aglutinando a las hienas y los buitres alrededor del banquete de Rumasa para asegurar la impunidad, repartiendo bocados a cuantos indecentes quisieran participar.

  Bien que se calla, Galiacho, que José María Ruiz-Mateos fue exculpado de toda imputación en 1997, dejando sin argumentos la excusa de la delictiva expropiación. Es falso que no pagara a Hacienda sistemáticamente y menos que las deudas con la Seguridad Social fueran suyas, cuando el montante pertenecía a los anteriores dueños de Galerías Preciados y ya había negociado los plazos para pagarlo. Todo mentiras y solapamiento. El mismo Galerías Preciados del pelotazo de los 30.000 millones de pesetas ¿recuerda, investigador de conveniencias? Galiacho, usted el de la memoria selectiva a sueldo de no se sabe qué migas ni amos.Hipócritas lucrados todos.

   Aquel expolio orquestado por canallas sólo benefició a particulares ladrones, sin beneficio alguno para los ciudadanos, y coló.  Para engañar a la población, contaban con solícitos canes dispuestos a recoger las migas del amo ladrando fuerte en los medios de comunicación hasta que se diera por bueno un golpe rastrero de criminalidad.

  Usted es una especie de parásito moderno que a través de una previsible pluma sin talento que pueda demostrar, se ciñe al guión de la mediocridad pretendiendo ser entendido de temas que ignora de la A a la Z. Y le diré por qué. Su apellido no posee mérito porque sus obras son vulgares, su discurso estulto y sus investigaciones propias de las ratas que transitan por los agujeros por no tener consistencia personal para atravesar dignamente las puertas de Alondra, 2.

   Partiendo de la base de que su sectarismo cerril le ha impedido contar la verdad de lo sucedido cuando la expropiación delictiva de Rumasa, que sólo la manipulación judicial convirtió en vergüenza aceptada en esta Historia de España ya provecta de la democracia, en manos de políticos sin escrúpulos, no me extraña que sus pesquisas, dimes y diretes, sus esfuerzos para ganarse la sopa boba parasitando de los demás, le lleven a estar tan confundido sobre la situación real de un D. José María Ruiz-Mateos al que un gañán como usted jamás le llegará a la suela de los zapatos ni cuando camina descalzo.

   Gentes como usted son ignorantes y me congratulo de que no puedan hincar el colmillo allá donde no son recibidos. De puertas adentro  la realidad es diametralmente opuesta a las exageraciones de un sensacionalista cotilla que reviste de información sus meras especulaciones. Imagino  las fuentes envenenadas de las que bebe.

   Al Sr. Ruiz-Mateos se le diagnosticó la enfermedad de Parkinson, pero está completamente controlada por una medicación periódica que le permite hacer su vida normal, que es la de trabajo para pagar a los Inversores, con 82 años nada descuidados y disciplinadamente llevados con ejercicio físico periódico.

  La residencia de Somosaguas está bajo la influencia de crisis propia de una situación generalizada, ello no significa que las circunstancias sean tan decisivamente desintegradoras como para dar por acabado a Ruiz-Mateos. Ya quisiera usted que sus mentiras fueran ciertas.

  El empresario pueda dar a entender impresiones muy alejadas de la realidad que muchos perciben. Es consciente de que no pueden darse perlas a perros ni puercos, no sea que se revuelvan y destrocen.  España es claro ejemplo de perlas y puercos y hace mucho tiempo que sabe bien Ruiz-Mateos con quien trata y lo que merece cada uno.


   Usted ha recibido el alimento propio de la piara, porque ciertos animales no traspasan las puertas de un hogar. Se quedan fuera hocicando y devoran ávidos las sobras ya que no les corresponde alimentarse de manjares.

  Ha hincado el diente y le han dado sobrantes.

    Ignora tanto que es ridículo cuanto escribe. Es así que José María Ruiz-Mateos, profesional de un talento inconmensurable, ha trabajado incansablemente para dar fin a esta pesadilla iniciada nada casualmente con el cierre de un grifo crediticio que ha pasado inadvertido cuando algunos se dedicaron a destrozar, aprovechando la crisis, el tejido empresarial de España. Usted ignora tanto que podría ser llamado ignorante. Lo veo desde hace tiempo. No da una en el clavo y se le ve el sectarismo rastrero cuando intenta lanzar pullas contra el empresario.

   Algunos pasan por la existencia  husmeando y  sin importar ningún  bien a los demás, otros luchan toda una vida por el bienestar de sus semejantes. D. José María es dador de perlas, usted es el receptor que no las merece y es por ello que se revuelca en un lodazal de inciertos y pretenciosos razonamientos. El mérito de lo propio no le acompaña.

  No, usted no puede multiplicar un talento porque no lo posee, pero sí pretender acercarse a un gigante como D. José María para administrar el resentimiento de lo estúpido, pretendiendo dar la puya al toro que aún le puede cornear pensando, ignorante y cobarde Galiacho, que este miura ya no se levanta. Se equivoca, valiente, se equivoca.

    Voy a disfrutar cuando los hechos hablen por José María Ruiz-Mateos y usted se vea obligado a enmudecer asistiendo incrédulo a cómo el empresario y financiero anuncia el final de la pesadilla de los Inversores y procede a pagar lo que solemnemente juró cumplir.

  La vulgaridad en seres equívocos como Usted, Galiacho, está llamada a la vergüenza cuando se demuestre que todas sus informaciones son resultado de una excusa indigna y ridícula para comer en demasía lo que su oronda tripa no merece. Se alimenta intelectualmente de aire tan liviano y ligero como la inconsistencia de sus patrañas informativas.

    ¿Qué sabe usted de testaferros, meras figuras representativas que jamás se lucraron de negocio alguno?

   No hay perlas donde no se deben dar, así que aspire los desechos que es lo único que se echará a la boca cuando José María Ruiz-Mateos cumpla con su promesa. Entonces, espero que la cierre y se trague sus míseras deducciones que le han alimentado injustificadamente demasiados años.


    Lo de la ortografía es para hacérselo revisar, como su caradura y la falta de elemental decencia a la hora de hacer públicas sus falacias.

Ignacio Fernández Candela 
Portavoz de D. José María Ruiz-Mateos

2 comentarios:

charneguet dijo...

A mi admirado amigo Ignacio F. Candela. Un hombre integro y cabal donde los haya. Un luchador infatigable contra la injusticia y el abuso del poderoso. Decirle que hoy acaba de ser publicada mi obra "De cuando yo crucé los Pirineos". Sin su decisiva aportación, pues además de facilitarme el camino, también elaboró el prólogo, no hubiera culminado mi proyecto. De todo lo que devenga en el futuro, a él se lo debo. Un abrazo y mi eterna gratitud a mi amigo Ignacio. Por ti, maestro.

Ignacio Fernández Candela dijo...

Muy amable , amigo Charneguet. Un placer prologar tu magnífico libro y corroborar contigo mi convicción práctica de que los buenos escritores merecen el premio de la satisfacción por la obra publicada.

Ayudé antes a editar a otros 10 autores; tú lo mereces con creces. Que sigan los méritos creativos.

Muchas Felicidades y un abrazo.