NUEVO CONTACTO PERSONAL

portavozdjmruiz_mateos@yahoo.es

miércoles, 2 de diciembre de 2015

Desmontando las rastreras mentiras de Joaquin Vila, director de El Imparcial




En el colmo de la desfachatez, solo alguien de dudosa moral es capaz de enviarme un correo aduciendo que se prescinde de mi trabajo no remunerado por la "escasísima calidad" de mis columnas y porque no son leídas por los lectores.

He escrito 90 columnas muy leídas con expectativa de darles justo precio.  Llegado el momento de valorarlas casi dos años después, como me dijo el Sr. Anson, surge esta maniobra inspirada en el nepotismo y la carencia de vergüenza elemental para dar por finalizada mi colaboración. Así se conducen ciertos elementos con ausencia de básica decencia.

¿Con qué clase de legitimidad moral pueden hablar de datos de paro quienes se aprovechan del trabajo ajeno, sin pagar un euro para luego expulsar al explotado con una chulería rayana en lo criminal? ¿Con qué clase de gente estoy tratando?

De la manipulación de datos doy por sentado que cierta gentuza no tiene escrúpulos para practicarla. Lo tengo claro por la manera de incidir contra mis escritos con supuestos y reiterados fallos técnicos que, casualmente, durante meses solo me afectaban a mí.

Sobre la calidad de mis columnas, aun siendo de criterio subjetivo, a estas alturas de la demostración de mis humildes aptitudes, creo que solo un cínico, malintencionado y de juego sucio sería capaz de argumentar algo así.

Además, fue D. Luis María Anson quien juzgó la idoneidad de incorporarme como columnista después de que examinara un libro mío de 600 páginas con el contenido de artículos periodísticos que contaban con miles de lectores. Editores, escritores y pensadores de renombre han considerado mi letra como excelente y de singular calidad. La interacción por las redes sociales contaba con miles de valoraciones que se borraron desde El Imparcial con absoluto menosprecio hacia mi íntegro trabajo. Creo que lo que les molestaba es quedar en evidencia. ·Algunos amigos me advirtieron: a raíz de que una redactora jefe se convirtiera en subdirectora el trato hacia mí y mi trabajo varió iniciándose un proceso de desprecio latente. Según la observación sobre la susodicha y siendo buen fisonomista diré que la casualidad no existe y que la cara es el espejo del alma.

 http://fcandelacriticaliteraria.blogspot.com.es/

Quien lea algunas de mis críticas literarias, libros o columnas sabe bien que conozco un poco el tinglado literario. Vila es incapaz de juntar dos letras de las que yo compongo raudamente. Este es el que juzga de escasísima la calidad de mis artículos. Este.

 ¿Escasísima calidad, Vila? De este modo, propio de la evidente y mendaz estulticia, Joaquin Vila se ha retratado. Este poco honorable director sigue demostrando con burda falacia el mobbing que he denunciado. Viendo su cara no me extraña tener que defenderme de alguien así que, por desgracia, atraigo como si fuera un imán. Vila es la antítesis de la honestidad que yo represento.

Rebatido el señor de las palabras que serían más dignas si no mintiera, queda por desmontar la rastrera falsedad acerca de que nadie lee mis columnas. Y lo haré con pruebas que al día de hoy demuestran que Vila se pronuncia con falsedad en la misma línea de acoso e intento de desmotivación psicológica que se ha practicado contra mí este tiempo pasado hasta hoy mismo.

Creo sinceramente que a D. Luis María Anson le tienen aislado acerca de las realidades sombrías que acaecen en un periódico donde se practica un deleznable despotismo.

De las malas intenciones, mentiras y ruindades solo puedo defenderme con la verdad. Las trampas son constantes desde hace un tiempo y si son evidentes en el asalto moral no menos lo serán en el técnico desvirtuando a voluntad los datos. Sin embargo, si algo ha caracterizado-menos cuando dejaban de indexarse-a mis columnas ha sido el posicionamiento constante en primerísimos lugares a través de buscadores como Google y similares.

Para demostrar que Vila miente he tomado con fecha de hoy, 2 de Diciembre,  los siguientes pantallazos que demuestran la mentira acerca de las lecturas de mis artículos:


La prueba de las mentiras del director de El Imparcial: 

si se pone en Google "pablo iglesias el imparcial", por delante de todos los artículos y noticias está mi columna: "El único Pablo Iglesias"; por delante incluso del que escribió D. Luis María Anson con un millón de lectores, "Pablo Iglesias acierta al renunciar a la dádiva". Los órdenes van variando pero se posiciona siempre entre los primeros lugares 
¿Poco leídas mis columnas?

El artículo de Vila, "Pablo Iglesias como Hitler" está muy por detrás. La envidia, ese recelo sucio de los mediocres de espíritu, parece ser la razón de este sucio boicot contra mí.

Otro ejemplo de posicionamientos puntales de mi trabajo en El Imparcial es el artículo "Hacia la contienda civil" que en Google, buscando el concepto genérico de "contienda civil",  lleva casi un año en  primeros lugares por delante de cientos de miles de búsquedas.



A fecha de hoy estaba en primeros lugares junto a otros, pero en ocasiones aparece en primerísimo lugar por delante de la Wikipedia y hasta del diccionario de la Rae.

Las muestras de posicionamientos punteros son numerosas y permanentes. 
La manipulación técnica como es el borrado, la falta de indexado, la desvirtuación de datos no cabe sino como instrumento falto de honradez para poder argumentar falazmente que mis columnas no son leídas.

Los buscadores son pruebas fehacientes de las mentiras de un individuo carente de honradez, con impulsos abusivos y despóticos, que dirige un periódico con ínfulas dictatoriales y nula condición humanitaria. Una falsa persona tras la máscara de la profesionalidad que flaco favor hace a un El Imparcial mucho más digno, al parecer,  que cuantos lo dirigen y subdirigen, todo hay que decirlo, con mal ambiente de compañerismo laboral.

Un lastre para la dignidad de cuantos integran la Redacción con otros propósitos más honestos y dignos.

Lamento tener que defenderme de gente que debería estar en el paro por las características que los envilecen, pero así es la injusticia de estos tiempos que alimentan alimañas en detrimento de la gente honrada que padece los bocados hipócritas de tan altos representantes sociales. De vergüenza ajena, no la mía.
-------------------------------------------------------------------
Respuesta del "Vilano" a mi contestación.
Director El Imparcial <director@elimparcial.es>
La verdad es que nadie leía sus artículos. Internet no miente,
Paso su correo a spam.
 
MI RESPUESTA 
 
Ignacio Fernández Candela <portavozdjmruiz_mateos@yahoo.es>
Efectivamente, Internet no miente, usted sí. Lamento actitudes tan despreciables pero tendrán un efecto boomerang en su vida. Al tiempo.
 


No hay comentarios: