NUEVO CONTACTO PERSONAL

portavozdjmruiz_mateos@yahoo.es

martes, 3 de febrero de 2015

Las soluciones llegarán, pese al parasitismo al lado de Ruiz-Mateos




Ante las numerosas preguntas recibidas sobre mi situación con D. José María, me veo obligado a responder públicamente sobre lo acontecido hasta este momento dejando claro, en primer lugar, que el grueso de mi labor se cumplió a modo de siembra-siendo una pieza del engranaje que no sólo está en España- que fructificará después del paso del tiempo transcurrido pese a las demoras, obstáculos y contratiempos creados por numerosos oportunistas y facinerosos que han pululado alrededor del empresario esperando sacar tajada del drama de los Inversores.

A raíz de esas manipulaciones de ventajistas y parásitos que irrumpieron aprovechando la situación, son ya meses en que no veo a José María Ruiz-Mateos y la última vez que lo hice fue esta Navidad pasada indignándome cuando, al ser citado en Rigel 1 junto a un representante de Inversores,  se me quiso dejar en la puerta siendo yo el que ha soportado la tensión permanente de este tiempo dando la cara pública y privada por las soluciones de miles de personas.  Me enfrenté a la inefable como hostil Teresa Rivero-por quien jamás me he dejado atropellar a pesar de sus intentos de humillaciones, desprecios e incapacidad de comprensión por la situación de los Inversores- y exigí ser recibido por él después de haber luchado por su causa y porque se hagan posibles los pagos. Jamás le he pedido dinero por este tiempo pasado de sacrificios, como así miente un canalla delictivo que además ha intentado destruir el trabajo realizado durante este tiempo para pagar. Afortunadamente, sin éxito porque todo sigue hacia la meta fijada. 

Uno de estos delincuentes, JUV, -y digo bien por tratarse de un exconvicto venido de Burgos, un estafador profesional que anduvo por la cárcel con sendas condenas de seis años y un día,  por estafa continuada y falsedad documental- aprovechó la coyuntura para colarse en Alondra con el pretexto de ser un profesional con soluciones y que estaba a dispuesto a ayudar a D. José María. El estafador, un charlatán de feria de baja estofa metido en una situación de altos vuelos para practicar sus habituales tropelías, se presentó con  una carta de petición pidiendo conocer al empresario para, una vez introducido, urdir tretas rastreras con el fin de apartar a las personas que habíamos trabajado sin descanso los años anteriores y ocupar como una vil garrapata el espacio del Sr. Ruiz-Mateos valiéndose de todo tipo de argucias, conspirando a espaldas de unos y de otros, metiendo mano en los documentos a poco que se le dejara solo en los despachos, provisto de teléfonos de Inversores,  de los de abogados y de cuantos factores pudiera servirse para culminar la intención de estafa que ha desarrollado toda su vida como delincuente con una ignorancia supina sólo proporcional al atrevimiento de sus indignidades; capaz de todo para satisfacer un bajo instinto de criminalidad que debe de acompañarle desde una juventud en la que era ya conocido de la Policía.

http://laverdadocultadenuevarumasa.blogspot.com.es/2014/12/quien-es-jesus-u-v.html 

 El ventajista delictivo cree que puede hacer y deshacer a su antojo, señalar con el dedo por la completa indefensión en que sus sucias artimañas dejan a las víctimas de su ruindad. Está equivocado.

 La garrapata se esconde para no ser descubierta y de este mismo modo este parásito actúa tras las sombras, usurpando el trabajo ajeno y posicionándose fuera de lo público donde sería inmediatamente detectado como delincuente e investigado hasta sacar todos los trapos sucios que vilmente esconde.

El traidor que llegó para robar los chalecos salvavidas de un naufragio ideó soluciones pretextadas como levantar un acta indubitado que sirviera de argumento incontestable para demostrar la acción delictiva del Estado español contra Rumasa, involucrando al Opus Dei y al Banco Popular, talon de Aquiles de D. José María que afina el oído cuando se le menta que las soluciones podrían llegar de los culpables de la expropiación.

No habría nada que objetar al intento si no fuera porque el acta estaba realizado con copia-pega de internet ,siendo absoluta mentira que se entrevistara el farsante con numerosas personas implicadas para escribir el documento.

Al principio me fié de este individuo, estafador con penas carcelarias a cuenta que yo desconocía, porque apareció para ayudar según decía, sin advertir que las intenciones criminales estaban desarrollándose a nuestras espaldas jugando con la ventaja del anonimato porque, aunque D. José María intentaba tener informes del tipo, yo mismo allané el camino del delincuente incurriendo en una ingenuidad que bien puede avalar las palabras de Jesús que decían "no deis perlas a puercos, no sea que se revuelvan y os destrocen". Tal cual, el navarro afincado en Burgos era un auténtico puerco pero sólo lo descubrí cuando inspirado por las muchas sombras que proyectaba el personaje y advertido por amigos Inversores que me avisaban de que este tramposo me hacía juego sucio por la espalda,  se me ocurrió buscar antecedentes penales descubriendo la suciedad ruin de este parásito aparecido a finales del 2013 para estafar a diestro y siniestro, buscando apoltronarse al lado de José María Ruiz-Mateos. 

Siendo charlatán de feria, un ignorante que osado mezcla churras con merinas y un  avezado engañador que ha hecho de su existencia una constante escalada de actividad delictiva y rastrera, el estafador logró su lugar engañando a Ruiz-Mateos con el beneplácito de una familia entregada a un ladrón.

Al estafador le pillé en renuncios flagrantes cuando decía que tenía muy avanzados los acuerdos con el Director de Presidencia del Banco Popular- mano derecha de Ángel Ron, Presidente,  que yo conocía personalmente después de asistir con D. José María a tensas reuniones en las que tuve un rol de presión con el banco para, al principio, intentar que se generaran soluciones financieras con el fin de pagar a los Inversores- y se me ocurrió examinar el montón de correos que exhibía en la mano el estafador para descubrir que todo era un toma y daca sin sentido resolutivo a modo de excusa de actividad sobre negociaciones que jamás se llevaron a cabo.

También el estafador argumentó tener contactos con dirigentes  del Opus Dei dispuestos a pedir un crédito de 800 millones siendo de 600 para los tenedores de pagarés. Mentiras, engañifas, absurdas soluciones que jamás tuvieron la menor solvencia hasta que el rastrero se enteró de las disposiciones jurídicas que ya se trabajaban desde hace años y que tomó como propias para excusar la creación de una Fundación. D. José María me confesó, a los dos meses de irrumpir el charlatán, tras enfados a diario con el estafador que yo no entendía y que además procuraba atemperar defendiendo que el individuo estaba intentando ayudar de manera altruista como así había estado yo durante años junto a pocos otros, que le había pagado 6.000 euros. El listo llegó para embolsarse en 2 meses 6.000 -pidiendo antes 100.000 euros por el conjunto de sus gestiones, que bien sabía el pancista a lo que iba -para viajar fuera de España después de ponerle nosotros al corriente de las soluciones duramente trabajadas los años anteriores. A raíz de descubrirse los antecedentes penales y ante el riesgo que conllevaba participar de esos trabajos a un delincuente se optó porque el recién llegado no viajara. D. José María, después de enfadarme yo con él por pagar a alguien que decía venir a ayudar y no a sacar tajada del drama, me pidió que recuperara los seis mil euros que había pedido prestado a un amigo y aguantando la náusea que el delincuente me provocaba después de quitarle la máscara de criminal, hablé con él 5 horas hasta darme un poder que pretendía de D. José María que supondría la carta blanca buscada para meter mano absolutamente en todo con absoluta impunidad.

¿Qué solución espera la familia o el propio Ruiz-Mateos de un exconvicto, con penas carcelarias repetidas por estafa continuada y falsedad documental,  presidiendo o siendo vicepresidente de una fundación para pagar a los Inversores? Sería de guasa si no fuera porque el estafador es tan atrevido como malintencionado pudiendo complicar aún más la situación.

No hay nada peor que esas repugnantes garrapatas aparecidas en momentos difíciles para  aprovechase del esfuerzo de los demás, cierto, pero la falta de escrúpulos de este delincuente y su osadía debimos haberlas prevenido siendo España lugar de picaresca y de repugnantes seres que surgen como buitres lanzando el pico para alcanzar carnaza.

Una vez descubierta la intención de los poderes, D. José María desconfió y me dio la razón diciendo que era un estafador. La misma razón daba su abogado, Marcos García Montes, que además de delincuente lo tachó de ignorante y analfabeto que mezclaba conceptos que colaban entre su charlatanería y aprovechando la ignorancia de los receptores que, como algunos Inversores, cayeron en la trampa y se dejaron engatusar por sus malas artes.

Intentando proteger a D. José María y los Inversores me vi obligado a confrontar  sucesivas veces contra el canalla, advirtiendo de las intenciones de un delincuente que, además de exconvicto, seguía manejándose con el mismo carácter criminal que le había convertido en viejo conocido de la Policía y los jueces.

Si el canalla hubiese seguido con sus engaños pero dejando que el trabajo realizado antes de aterrizar él en Alondra siguera su curso, sólo sería  un estafador sin menos culpa que la de no cambiar porque su destino parecía estar decidido desde que lo parió su madre. Sin embargo, lo que le convierte en un demonio absoluto que ha intentado destrozar la vida de miles de personas, es que ha hecho todo lo posible para dinamitar un Proyecto muy serio con toda clase bravatas y mentiras, manipulaciones y engaños, sembrando cizaña donde iba asegurándose de que todo el mundo pensara que las soluciones pasaban por él, su Fundación, sus tratos con el Opus Dei y el aprovechamiento del trabajo jurídico con respuestas en ciernes y que también hizo suyas. Garrapata absoluta.

Sus mentiras en la manipulación de D. José María, han pasado por decir a Inversores que hubo una representación venida de fuera de España para comunicar el fracaso del Proyecto. Las zancadillas constantes, el impedimento de que fluyera información sobre las soluciones, el batiburrillo de acciones traicioneras se han ido sucediendo en un  ser carente de toda moral y que se ha convertido en el personaje más repugnante de todo este endiablado laberinto en la batalla por cumplir la solemne promesa de José María Ruiz-Mateos.

Este delincuente, exconvicto, oportunista de baja estofa, ratero y aprovechado de tragedias, ha vertido todo tipo de mentiras contra mi persona. Su verborrea es la del cateto pueblerino que halla la ocasión de su vida para conseguir su obra maestra de la estafa acostumbrado a engatusar a ignorantes y desavisados.

Este individuo es el que mandó una circular a los Inversores con una cuenta del Banco de Santander para pedir 7.500 euros con el fin de crear la Fundación. Inversores me han comunicado que hicieron un ingreso en una cuenta denominada Asociación DYA, que al poco estaba sin fondos. Sin control ninguno sobre lo ingresado al día de hoy nadie ha recuperado su dinero. A modo de muñecas rusas, de la estafa mayor se pasa a las menores en tanto se hace el camino. Ciertamente que este delincuente es el elemento más rastrero de toda esta truculenta trama de codicias.

Así pues, poniendo en antecedentes de lo sucedido este tiempo, afirmo que mi contacto con José María Ruiz-Mateos al día de hoy es inexistente salvo cuando le he llamado a las 4 de la mañana-hora a la que él me despertaba para ir a Alondra- cuando he podido hablar con él sin que coja su móvil el oportunista  que apareció con intenciones delictivas y con el objetivo ruin de desplazar a las personas honradas y entregadas que estábamos al lado del empresario.

Todo sea que haga público  dejar de representar a un Ruiz-Mateos que me tiene en reserva soportando yo lo inaguantable. Así traspasar la portavocía al estafador en la sombra y comunicarlo a la prensa. Él es ahora el encargado de escribir comunicados, con garrafales faltas gramaticales, que dudo mucho sean publicados por ningún medio, dada la absoluta falta de decencia profesional con que el chapucero oportunista se dirige por la vida. Quede claro que yo no redacto ningún comunicado ahora; no quiero que me confundan con este abyecto mediocre.

Desgraciadamente, José María Ruiz-Mateos siempre ha confiado, a modo de inesquivable maldición, en los que le procuran engaño, alejando a los amigos leales. Lo sufre él y quienes le aprecian sabiendo que se equivoca. Lo hizo con Luis Valls Taberner y siempre se ha repetido en la misma causa de las traiciones que le procuraron continuadamente. 


 Todo esto que relato aquí, me abstengo de publicarlo en El Imparcial, con cientos de miles de lectores y algunas  columnas con más de un millón de visitas únicas,  aunque ganas no me faltan de informar en exclusiva- en atención y agradecimiento al Periódico- sobre la identidad del estafador y lo sucedido este tiempo. No lo haré porque las soluciones que el aprovechado ha intentado dinamitar, hasta de los modos más burdos, están al llegar poniendo a cada uno en su sitio.




2 comentarios:

Rum1983 dijo...

...Puff..!! cuanto malnacido indeseable hay por España.. leyendo esto me doy cuenta de que hay mas y peores de lo que pensaba.
Hay que tener cojones pagara aguantar eso que relatas y aun así seguir luchando.

Ojala triunfe el bien y como dices, ponga a todos en su sitio

Ignacio Fernández Candela dijo...

Muchas gracias, Rum 1983. Creo que Dios pone todo en su lugar, por muy difícil que parezca. No se lucha contra tanta malignidad para nada.

Toda mi vida he batallado con injusticias y siempre me ha demostrado la experiencia que las cosas suceden por algo y nada es casualidad. Creo que esto tampoco lo es.