NUEVO CONTACTO PERSONAL

portavozdjmruiz_mateos@yahoo.es

lunes, 16 de febrero de 2015

Carta de un Inversor y representante de Inversores



A petición de Antonio Sotelo, publico íntegramente el correo que me ha enviado para que, a su vez, lo publique en el blog. 

Antes de proceder a editar su carta, deseo aclarar que ni he abandonado, ni he tirado la toalla. Lo que digo es que la dureza de la siembra ha concluido y ahora hemos de esperar a que fructifique, a pesar de las demoras o que alguna de las semillas pareciera que cayó en terreno angosto, seco o desaprovechado.

El anuncio de la cosecha, la natural germinación del trabajo realizado ya no depende de mí y es por ello que descanso después de enfrentarme a innúmeras dificultades, problemas ajenos y variadas gentuzas que han estado al acecho durante todo este tiempo.

En breve, responderé a estas palabras de Antonio Sotelo quien, como mi añorado amigo Julio Montealegre Mejía, estuvo y fue testigo de esta batalla diaria durante años en la que aún está por verse en qué desemboca pues en ningún momento he tenido la percepción de que la siembra realizada no pueda dar su fruto e  iniciar el tiempo de recogida.

El concepto de "guerra palaciega" me parece muy desacertado, cuando he procurado advertir sobre los tejemanejes de un delincuente , exconvicto, con las condenas repetidas de : estafa continuada, falsedad documental, apropiación indebida etc. en un individuo que no solo apareció ejerciendo las más rastreras manipulaciones para ocupar un espacio al lado del empresario y llevar a cabo sus acostumbradas fechorías-como así me consta que ha seguido ejerciéndolas en esta nueva etapa suya-sino que además intentó de la forma más sucia y canallesca dinamitar un durísimo trabajo llevado a cabo durante años antes de que el estafador condenado contemplara la posibilidad de implicarse con juego sucio en la vida de José María Ruiz-Mateos.

Ante mi honradez a ultranza, la nobleza que no callo así me enfrente al mismo demonio, frente a los años carcelarios, condenas, ruindades de este oportunista no existe parangón. Ninguno. Guerra palaciega ninguna, sino una defensa de los genuinos intereses de los Inversores incluso para evitar que estos sean manipulados y engañados por un estafador profesional con antecedentes penales y muestra fehaciente  en este tiempo de que no ha reformado en absoluto sus rastreras actividades.

No me voy del barco, ni abandono. Cuando se acaba un libro, hay pasos subsiguientes que llevan a su publicación. Una vez entregado a imprenta, que salga listo para ser leído por los lectores ya no depende del escritor, sino de los plazos de entrega de otros profesionales que forman parte de la cadena de trabajo en la confección de una obra.

Ya sea la metáfora de la siembra que espera el momento de la cosecha, ya sea un libro creado que aguarda a que terminen los pasos que dan paso a una publicación, me he explicado para decir que no me voy y permanezco, pero no a la intemperie de la noche ni a las puertas de la imprenta. Cuando los frutos asomen o me avisen de que el libro está listo, entonces seguiré el proceso. Eso es lo que significa mi descanso temporal que dedico a escribir, a continuar mis actividades, pero sin despreocuparme de la esencia del sacrificio por los Inversores a los que he dedicado mi vida estos años hasta el desgaste del alma.

Sin más, el correo y la carta de Antonio Sotelo a quien agradezco su acompañamiento durante estos largos, intensos y sufridos años desde los que, pese a toda adversidad, sigo apostando por los resultados que conlleva el sacrificio con sana conciencia  y entrega sin reservas por una buena causa. Ya se verá. La siembra está hecha. Eso es lo que digo. Cada etapa culminada, aunque en principio no sabíamos de cuántos capítulos trataría este libro alargado por obstáculos e impedimentos que se han ido salvando hasta el epílogo. Porque ahora me consta que este sí que es el epílogo para saber de verdad para qué iniciamos tanta lucha hará ya tres brutales, sí, brutales años.

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------
CORREO:
 
CUANDO UN AMIGO SE VA
 
Amigo Ignacio:

  Como últimamente no publicas nada de lo que escribo en La Verdad Oculta, te adjunto este comunicado con  el deseo de que lo publiques como comentario en tu despedida.
   Si no consideras oportuno publicarlo, me reservo el derecho de al menos, hacérselo seguir a aquellos inversores de mi confianza, que sé, están preocupados por tu decisión y aunque tú no lo creas, te siguen desde hace mucho tiempo, aunque últimamente no hayan tenido las noticias prometidas y que esperaban desde hace tiempo, y solo han tenido más de lo mismo, una y otra vez.
   Sigo animándote y ofreciendo mi apoyo y colaboración para una reunión de inversores, siempre que haya algo concreto que ofrecerles

   Un abrazo a tu familia y un cordial saludo para ti.

           Antonio
-----------------------------------------------------------------------------------------------------
CARTA:
Querido y estimado Ignacio:

Han sido muchas las vivencias compartidas en estos últimos meses
 Han sido muchas las ilusiones compartidas en estos últimos meses
Han sido muchas las desilusiones compartidas en los últimos meses
Ha sido grande  mi  tristeza al ver que en los últimos días has decidido no publicar mis comentarios en La Verdad Oculta, quizás porque no se ajustaban a tus ideas de positividad hacia el cometido de la página. Lo siento, pero creo que las críticas también forman parte de la libertad de expresión.
Hace mucho tiempo que nos conocimos en una reunión en la Calle Alondra, junto a mi admirada y amiga María José junto con su marido.
Desde entonces, siempre hemos confiado en tus informaciones al respecto de cómo iban las negociaciones con Alemania para conseguir culminar el trabajo que la final pudiera dar con la solución de lograr pagar a los inversores.
Desde el primer momento me di cuenta de que si algo se podía conseguir, nunca sería por el esfuerzo, trabajo y dedicación de JMRM.  Este Sr. Lo único que perseguía era que otro u otros encontraran forma de pagar a los inversores lo que sus hijos y demás familia habían engañado y estafado con Nueva Rumasa, pero sin devolver el dinero original, pero eso si, usando el litigio pendiente sobre la vieja RUMASA, porque así la familia cobraría lo que nunca esperaban cobrar, usando a los inversores estafados de Nueva Rumasa como escudo lastimero para conseguir lo que desde el  83 no habían logrado.
 Hábil jugada perpetrada por letrados que ahora están contra la familia y por los propios componentes de la familia.
En los próximos días se cumplirán 4 años del fatídico día en que JMRM al frente de de todos sus hijos, abogados (hoy en día algunos en contra), resto de familia y participantes de la trama Nueva Rumasa, anunció que las ilusiones, confianza y dinero de casi 5.000 familias las habían convertido en humo y que aunque prometía que devolvería todo lo invertido, bajo promesa de “pegarse un tiro si su religión se lo permitiera”, el caso es que seguimos viendo como no cumple  su palabra en ninguno de los sentidos. No hay dinero, no hay tiro.
Como bien sabes, desde el día siguiente a la comunicación de la suspensión de pagos, me puse a trabajar, sin descanso hasta la fecha, para conseguir estar informado de todo lo acontecido sobre la estafa y participar en todo aquello que pueda llevar a alcanzar el objetivo final, es decir, que TODOS los inversores recuperen su inversión.
De esta manera he conseguido tener información muy valiosa, que cualquier medio de comunicación estaría dispuesto a pagar por hacerla pública, pero  mi honradez y respeto hacia aquellos que han confiado en mi palabra, me obligan a silenciarla.
También he sido testigo de guerras palaciegas en las que se ha querido utilizar a los inversores para apoyos personales, sin pensar que a estos  lo que se les tiene que ofrecer son soluciones y no decisiones sobre apoyar a unos u a otros sen una guerra que no es la suya.
Llegados a este punto, nos encontramos con la noticia de que abandonas  la lucha por los inversores, aunque últimamente estabas  solo en la misma.
Analizando tus extensos comunicados en La Verdad Oculta, he visto que en los últimos tiempos el objetivo siempre era el  mismo: La guerra palaciega y la petición de confianza y esperanza ante un proyecto  del  que solo se sabe  por tus  buenas  palabras y que lógicamente no deja de ser eso, buenas palabras.
 Al mismo tiempo he observado que la respuesta por parte de los lectores era mínima, como si no tuviera interés para ellos. Lamentablemente, mis opiniones  han sido vetadas.
La verdad es que el interés y preocupación  demostrado por los inversores desde el comienzo de esta tragedia ha sido mínimo comparado con los miles de afectados. Lo digo por mi experiencia con los inversores a través de diferentes frentes, siempre agazapados detrás de una pantalla de ordenador pero sin querer dar la cara ni manifestarse, siempre a la espera de acontecimientos o de los pasos que den los demás.
El miedo, la confianza en JMRM, la ignorancia, la vergüenza y otras trabas han conseguido que después de 4 años, la opinión pública se haya olvidado de aquellos  “egoístas que querían duros a peseta”.  Como la Justicia tampoco tiene prisa por resolver este problema, nos encontramos abandonados por todos  los  lados, sin esperanza de soluciones mercantiles o penales, a corto o medio plazo.
Al final, me reafirmo, como te he dicho en alguna otra ocasión, de que has sido un instrumento más en las manos de JMRM para mantener calmadas a las masas, al igual que otros, que en su momento han hecho su papel, bajo posibles promesas que nunca se han cumplido como bien sabemos tú y yo, y cuando consideran que no eres válido o estas “quemado”, te apartan  de su lado sin ninguna explicación y menos aún, sin el más mínimo agradecimiento, y eso que, a fe mía que has cumplido tu trabajo con sobresaliente.
Para terminar:
 Reiterarte mi agradecimiento y el de otros inversores por tu lucha para conseguir  que los inversores cobren.
Animarte a seguir en la lucha, siempre que sea para beneficio de los estafados inversores sin entrar en guerras palaciegas y  pudiendo demostrar en todo momento lo que se dice o acusa para que la opinión pública pueda ver que no son solo palabras.
Animarte a trabajar por conseguir una unión de todos los frentes, sean cuales  sean, para lograr el triunfo final, puesto que el día que se logre el pago a los inversores, la mayoría no recordará, agradecerá ni valorará el trabajo realizado por unos u otros. Los inversores solo conseguiremos lo que pusimos en su día y es nuestro, nada más, y los que habéis trabajado en esta odisea, lo que os haya prometido, si cumplen, JMRM y su familia aunque sin olvidar su forma de actuar siempre con los demás, a los que conceptúan de usar y tirar. En el fondo sois como los inversores, engañados pero sin poner dinero.
Un saludo

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Magnifica sintesis de lo ocurrido en los ultimos cuatro años, se podria añadir que esta gentuza utilizaron los dos años anteriores al anuncio del concurso para vestir el muñeco mediante la emision de pagares y ganar tiempo para despistar la liquidez y vaciar a conciencia las empresas.

Setri dijo...

Este señor tiene toda la razón, imagino que este comentario no se publicará, solo lo haces con los que te adulan Jose Ignacio.
Mira he trabajado con esta familia durante más de 10 años y utilizan a las personas como pañuelos, te usan y te tiran cuando no le haces falta, no te conozco pero imagino que tu papel en este asunto es meramente una pantalla para amansar a los robados. En un principio creí en esta posibilidad que tu planteabas, pero es todo una farsa, ya solo nos queda confiar en la justicia de este nuestro país que ya ves como esta. Gracias por lo que has hecho si es verdad que los has hecho y si no quedaras como esta familia, se moriran como ladrones.
Que pensará el gran Zoilo Ruiz-Mateos, alcalde de Rota, y que estos sinverguenzas siempre ponían como ejemplo, que delincuentes, ese sí que fue un gran hombre que pena por Dios con lo que han echo, para que se despidan como ladrones....