NUEVO CONTACTO PERSONAL

portavozdjmruiz_mateos@yahoo.es

jueves, 13 de febrero de 2014

La puñalada traicionera de la avaricia contra los Inversores





   Existe una sólida estrategia financiera y empresarial para solventar la situación de crisis actual. Ésa es la realidad. La complejidad de este fin es obvia pero basada en una certeza que busca soluciones reales y concretas.

   Durante este tiempo de lucha por encontrar el modo de pagar a los Inversores y gestionar soluciones prácticas para el logro de este fin, me he visto obligado a confrontar-por si no era ya suficiente- con una fauna de seres reptantes que ocultan sus ponzoñosas actitudes tras la apariencia bípeda de una inexistente humanidad.

  La fauna dispar de este zoológico de codicias que he contemplado, con asqueado sentido común, no sólo se ha conformado con engañar a la opinión pública sobre las verdaderas intenciones que impulsan sus actos con apariencia de honradez inexistente, sino que además ha pretendido obstaculizar cualquier atisbo de solución al drama de los Inversores, zancadilleando a traición cualquier iniciativa para cumplir el solemne compromiso de D. José María.
  Los retrasos han sido propiciados por identidades con nombre y apellidos que he de silenciar, por ahora, dando preponderancia al vigente y  factible logro de los pagos. De no ser por tantos impedimentos surgidos de la avaricia ajena, muy seguramente que hace más de 200 días que se podrían haber anunciado los pagos a los Inversores.

  Alguna alimaña ha propalado a mis espaldas que todo lo comunicado sobre soluciones para pagar a los Inversores es una falacia, un engaño consciente perpetrado mísera y fríamente  a sueldo de los hijos del Sr. Ruiz-Mateos, para luego llamarme, además, muerto de hambre. ¿En qué quedamos? ¿A sueldo de los hijos con opíparas y millonarias prebendas o muerto de hambre, honrado, íntegro, capaz de Humanidad y altruismo para denominarme así? Aun no siendo un muerto de hambre, prefiero que me lo llamen a ser una basura pestilente de alto standing. ¿En qué quedamos, inmundicias de aparente honorabilidad?

   El único contacto con los hijos  es cuando esporádicamente coincidimos en Alondra.  Nos tratamos con educación y corrección. Estoy al margen del laberinto de los conflictos siendo mi única misión, práctica y constructiva, la búsqueda de la salida.

   Saben que mienten los que siembran ese veneno contra la ardua labor al lado de D. José María, pero bien conocen lo que pretenden cegados de avaricia para ganar en litigio una querella de cientos de millones de euros. No les bastaría que se pagara a los Inversores habiendo tanto que repartir; estas rémoras anteponen sus intereses para ganar ellos más. No cabe mayor ruindad en esta miserable rapiña que busca dinamitar la esperanza de los Inversores, sumándoles a la causa propia,  usándolos como arietes para ganar la querella con peticiones de cientos de  millones de euros ventajosos que no piensan repartir equitativamente entre los damnificados.

   Muchas veces he explicado, hasta la saciedad, la manera en que D. José María solicitó de mí la voluntariedad de ayudarle  a trabajar para pagar a los Inversores- con una añadida e inopinada labor agria de confrontación sobre una injusticia histórica ante la que no pude permanecer impasible-, en medio de un fuego cruzado de intereses dispares que no han dudado en atacarme con el fin de presionar para que tomara partido en el conflicto de partes. Del mismo modo, he aseverado que no he cobrado por este sacrificio de diario, sin descansos ni vacaciones, considerando la importancia del sentido de urgencia para paliar un drama del que somos conscientes D. José María y yo periódicamente.

   Me he comunicado permanentemente con cuantos Inversores sintieron la necesidad de conocer lo que se había dispuesto y trabajado en busca de la respuesta por la que hemos aspirado  con practicidad, inteligencia, noble proceder e inmenso sacrificio. Asimismo, debido a las condiciones hostiles generalizadas, me he visto obligado a ser comedido en la manifestación pública para salvaguardar los intereses legítimos de los Inversores con el fin de que llegue el día en que recuperen el dinero aportado.

   Para el necio y el ignorante es fácil la influencia de la manipulación. Me consta que han procurado malograr los esfuerzos por desembocar en soluciones, pretendiendo apear de la esperanza a los Inversores y convenciéndoles de que todo lo emprendido era una farsa sin visos de solución. Asquerosos traidores movidos por la avaricia de un plan de ataque jurídico con el que se pretenden embolsar mayores cantidades sin repartos ni prioridades con tenedores de pagarés.

   Unos han apoyado la titánica lucha y otros se han dejado vencer por el demonio que los aconsejaba la derrota al recibir la traicionera llamada de ventajistas y oportunistas que ganan más si no se paga. Algunos entienden de la esencia misma de la comunicación cuando se manifiesta de manera íntegra y veraz, digna y real; otros son los necios que no captan nada. La mala intención subyace en quienes no quieren o no saben entender. Doscientos artículos se han explicado sobre la solidez de mis actitudes honradas, pero basta un parco y breve rebuzno telefónico para que contagie la ebria podredumbre de la falsedad, ésa que se presenta como honesta siendo sólo una inmundicia cuyo único mérito estriba en vivir de la sopa boba, del chanchullo, de la ambición oculta y del parasitismo que se nutre del dolor en la desesperación ajena.

   Abundan gentuzas, de impulsos arteros y proclives de continuo a la traición, en este zoológico de las falsedades; son las que extienden el infundio y la mentira de que se esté engañando a los Inversores y a sueldo de terceros.

   La verdad oculta de Nueva Rumasa es la repugnancia que me callo de las pútridas obras o pasividades de esta historia de codicias enfrentadas en la que menos importan los que más nos han importado a D. José María y a mí estos casi dos años de constante batallar.

  Un pedazo de vida ha quedado este tiempo bajo la constante adversidad de dificultades impuestas por alimañas que buscan su propio interés manipulando a los Inversores, su dolor y el hartazgo de sus paciencias.

   Así que, conocedor de todo lo trabajado este tiempo, sigo confirmando el serio trabajo realizado aún con las extremas dificultades derivadas de un objetivo por el que llevamos velando de manera incesante, tratando personalmente con gente maravillosa a la que deseamos ver solventados estos dramas de diario por los que, bien puedo decir, me he entregado sin reserva.

  Fácil es la traición para quien acostumbra a tomarla como modus operandi en todo aspecto de su vida. Pese a los contrincantes ventajosos por la suciedad interior de sus inmundos seres, seguiré aliado con la Justicia verdadera que pasa por la defensa de los Inversores de la única manera en que pueden salir con bien de este infierno: cumpliendo la promesa de D. José María: PAGAR.

  Pese a las pocas facilidades para alcanzar esta meta, no nos apeamos de este empeño que puede hacerse realidad para vergüenza de ese inmenso zoológico de seres reptantes que pretenden emponzoñar una inmensa y abnegada labor. Esto no es trabajo, sino una titánica lucha contra todo mal, como bien saben amigos Inversores que nos han apoyado y ayudado todos estos meses.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Sr. Candela.

Me pregunto hasta cuándo va usted a silencias a los que llama culpables del retraso en el pago.

Deduzco de su último artículo que tiene que ver con abogados, y ya que no los nombra usted, yo me atrevo a decir que son Ybancos y también el resto de abogados que conforman la demanda en la Audiencia Nacional, pero también deduzco, y si usted no se atreve a nombrarlo ya lo hago yo, que Biondini está obstaculizando todo el proceso, y lo digo porque a mí francamente me parece un gran manipulador con sus comentarios en twitter, utilizando a los inversores en provecho propio. Es sorprendente que cada día tenga más seguidores porque yo no confío en ese señor.

Difícilmente podemos empujar los inversores en su ayuda si no conocemos los hechos concretos. Todos sabemos que los abogados son voraces y buscan siempre una gran tajada, pero entonces tiene que haber una solución intermedia, pienso.

Sin información básica es complicado hacer presupuestos, pero si Don José María tiene intención de pagar y dispone de liquidez para ello, siempre se puede buscar una solución al margen de los abogados personados en la causa. Yo mismo firmaría un documento, redactado o supervisado por expertos de la Audiencia Nacional para darle validez jurídica, en el que me comprometería a retirar mi demanda una vez se me ha pagado, por lo que aquella quedaría invalidada. A mí mi abogado me importa un pimiento, o dicho más educadamente, yo no amo a mi abogado y él a sus clientes menos, por lo que esto no sería un problema.

Si el problema estriba en conseguir liquidez en un patrimonio actualmente embargado de 1.500 millones como usted ha comentado comprendo que resulta más complicado, pero sí podríamos presionar los inversores a la Audiencia Nacional para que el juez Ruz permita un atajo en la solución a los inversores.

No se, es complicado sin información hacer suposiciones y además yo no hablo ni siquiera en nombre de ningún inversor, pero lo que está claro es que usted da a entender que aunque solución hay, a los inversores nos tienen atrapados o secuestrados. Y entonces, ya me encargo yo decirle que si el asunto va de abogados, no pasarán otros 200 si no 2000 días mas y los inversores tienen que saberlo.

Un saludo

JOSE A. dijo...

Buenos días Ignacio, de nuevo tu artículo no deja lugar a dudas sobre todo el trabajo titánico, que habéis realizado en todo este tiempo. Sabemos de las zancadillas y traiciones continuas por parte de gente sin escrúpulos y queriendo sacar tajada de un dinero que no les corresponde.- Dios y el tiempo, pone a cada uno en su sitio y EL quiere que se sepa toda la verdad.- Algún día lo sabremos todo con nombres y apellidos y si nosotros lo estamos celebrando serà maravilloso. Seguiremos esperanzados y esperando tus noticias como agua de Mayo.- Os debemos todo el empeño puesto en esta empresa.- Cuidaros mucho los dos.- Un abrazo.

Anónimo dijo...

Querido amigo ignacio,
Sólo volver a expresarte mi apoyo y el de mi familia, apoyo que se que necesitas. Sólo volver a reiterar, que gracias a ti y SÓLO a ti tenemos algo de información de lo que durante ya 3 años ha estado sucediendo con nuestro dinero. Es realmente vergonzoso y nauseabundo ver como la gentuza que te ha robado en tus narices tus ahorros de toda una vida, ni siquiera se dignan a decir ni una palabra mal dicha, NADA!! Todos esperemos, dios mediante, que todo esto llegue a buen fin, pero si finalmente no es así y estas ratas de alcantarilla, estas alimañas de pasado y presente pestilente se piensan que van a poder gastar nuestro dinero impunemente están realmente equivocados.
Nosotros, los inversores que hemos confiado nuestro futuro y el de nuestras familias a SU PADRE!! Y no a los inútiles de sus hijos, ya que si se hubiera sabido que eran sus hijos los que estaban al frente de los negocios, ni el más tonto hubiera invertido un céntimo, somos una olla a presión que lleva acumulando presión durante tres años ya, presión que se mantiene dentro de la olla aún gracias a ti y SÓLO A TI.
Digo solo a ti porque hablas de José María(padre) en todos tus artículos pero hasta ahora el único que das la cara eres tu, ya que pienso que el también podría de vez en cuando dedicarnos unas palabritas al igual que se las dedica a jueces y periodistas, vamos digo yo.
Esta olla esta a punto de estallar, y el día que estalle, que aquellos que están intentando gastar nuestro dinero, o más bien gastando , no piensen que van a quedarse disfrutando de su nivel de vida sin másoorque esto no va a quedar así.
Nivel de vida heredado de su padre, y que al darse ellos mismos cuenta de que son una panda de inútiles incapaces de mantener ese nivel de vida a base de trabajo, esfuerzo y HONRADEZ, deciden organizar el expolio de los ahorros de miles de vidas que pusieron toda la confianza en SU PADRE y jamás en ellos.
En fin ignacio, de corazón toda la fuerza posible para ti, y toda la salud para José María y para ti también para que con la ayuda de dios consigáis ganar esta batalla que en el fondo a todos nos ha tocado librar.
Un fortísimo abrazo y muchísimo ánimo, te estaremos todos eternamente agradecido por todo.

J.M

Ignacio Fernández Candela dijo...

Estimado Sr. del primer mensaje anónimo, cuidaré los intereses de los Inversores siempre antes de tomar una iniciativa que, créame, llevaría a cabo con sumo gusto por la verdera Justicia.

Por otro lado, decirle que su aguzada intuición es digna de alabar y que Dios le premie los aciertos.

Un saludo

Ignacio Fernández Candela dijo...

Buenas noches, José Antonio:

Las dificultades de nuestro trabajo no son las técnicas sino las derivadas de confrontar con una malignidad con un amplio abanico de expresiones. Tanta iniquidad quedará al descubierto cuando Dios quiera que llegue el momento de cumplir el solemne compromiso de D. José María.

No descuidamos un ápice la atención de nuestro objetivo.

Un abrazo

Ignacio Fernández Candela dijo...

Buenas noches, J.M:

Agradezco tus palabras y el gran apoyo recibido este tiempo.

Si las gestas nacidas de la nobleza y la integridad del corazón han de cumplirse con una victoria, vamos camino de culminar con gran bien tanto esfuerzo y no menos sacrificio... empezando por el de D. José María confrontando con trampas toda una vida.

Un fortísimo abrazo y Dios quiera pronto premiar vuestra muy valiosa confianza que nos espolea para alcanzar la meta.

Anónimo dijo...

Yo , por supuesto agradezco la labor que desinteresadamente está llevando a cabo,Sr Ignacio y al igual que el primer anonimo yo tambien estaria dispuesto a retirar mi denuncia sin ningun problema y firmando donde haga falta, le pido que por favor hagan todo lo que puedan . muchas gracias

Ignacio Fernández Candela dijo...

Anónimo, le aseguro que todo sacrificio es poco en este continuo batallar por encontrar el día en que se pueda anunciar el pago a todos Ustedes.

La realidad supera a la ficción, sin duda , pero la vida y obra maestra de D. José María-así le llamaré siempre por el respeto que merece y se le niega-, siempre ha sido singular. No podía resultar de otro modo luchando a su lado por la Justicia verdadera que implica cumplir el compromiso de pagar.

Muchas gracias a Usted.