NUEVO CONTACTO PERSONAL

portavozdjmruiz_mateos@yahoo.es

jueves, 23 de enero de 2014

Respuesta a una Inversora sin esperanza en soluciones




Ante el aluvión de correos recibidos y por la imposibilidad de responder a todos, doy respuesta a una Inversora que en sus líneas representa el desasosiego, la desesperanza y la angustia de una espera de tantas personas por las que hemos luchado. Sirva esta respuesta personal para convertirla en pública acerca de la realidad sobre el trabajo realizado este tiempo.

"Hola D. Ignacio,
   Soy la hija de un inversor en pagarés. Verá, me siento un poco culpable por haber animado a mi padre a invertir y menos  mal que tampoco es mucho dinero en comparación con otros inversores, por lo que no demandamos judicialmente ya que los abogados no eran precisamente baratos.
    Llevo mucho tiempo leyendo su blog y tengo confianza en lo que dice, sin embargo de repente me he preguntado por qué debemos creerle. No quiero que me malinterprete pensando que le estoy llamando mentiroso, no, ni mucho menos, solo que no percibo avance alguno entre el último artículo publicado y el de hace un año, por ejemplo.
    No sé si he logrado transmitirle la pregunta sin pretender con ella ofenderle a usted que me merece todo el respeto del mundo, por supuesto. Es solo que desde la posición en la que yo me encuentro el sentido final del mensaje que usted nos transmite a los inversores prácticamente no cambia, no avanza.
  Bueno, eso es todo. Gracias

G."

 Respuesta al correo de la Inversora

Buenas tardes, Dª G.:

Su interrogante es todo lo coherente que se puede esperar de alguien que ha tenido a bien creer en mis francas intenciones este tiempo en que me he dirigido con rectitud, dignidad y honradez con empeños de Justicia verdadera y en defensa de una gran persona que me precio y privilegio de conocer bien: José María Ruiz-Mateos. Por encima de toda confusión vivo a su lado, sin cobro alguno, este batallar permanente por cumplir con su compromiso de pagar a todos Ustedes.
 

Ruego que me disculpe la defensa que haga de mi persona para poder explicar el porqué de mi trabajo este tiempo.
 

Mi aparición en toda esta trama fue lo fortuita o destinada que se quiera entender. Lo cierto es que yo admiraba a D. José María por su nobleza  a la hora de defenderse de tanta malignidad y en nuestro encuentro hubo una conexión personal extraordinaria. Él me propuso esta cruzada a su lado para conseguir pagar a los Inversores que se amplió a una defensa cerrada de su persona injustamente tratada y terminó remontándose a la execrable expropiación delictiva de Rumasa; una cuenta pendiente de dignidad en un país maravilloso repleto de ladrones, mangantes y criminales protegidos por una Justicia politizada.

Al principio me entrevisté con todas las personas allegadas al Sr. Ruiz-Mateos que fueron declinando la invitación de trabajar por una misión que merecía el empresario en beneficio de todos los Inversores. 

A medida que fui conociendo el elenco de personajes que estuvieron arrimados a D. José María en tiempos boyantes, entre ellos casi una decena de abogados,  pronto advertí que poca ayuda obtendría de la nula voluntad de cuantos podrían haber integrado un equipo compacto de labor conjunta. Cada uno de los solicitados fue desapareciendo y dejaron patente la ínfima capacidad de agradecimiento, abandonando en la estacada a quien los mantuvo durante décadas con remuneraciones millonarias fruto de la brillante gestión del Grupo cuando permanecía bajo la dirección de mi representado.

Afortunadamente, más tarde fui contactando con  otros profesionales que no tenían nada que ver con el  el pasado del empresario, aunque en los inicios estuvimos completamente solos y obstaculizados por egoístas ambiciones que tuvimos que sortear y que aún hay que soportar.

 Soy muy consciente de que mi labor parece abstraerse en un camino fantasmal donde me flotan los pasos hacia un horizonte imposible al que me encamino víctima de la estupidez, de la demencia, de la inconsistente ingenuidad o, peor aún, desempeñando un engaño con el fin de prolongar un baldío sufrimiento en pos de esperanzas que ni yo mismo reconozco en la situación tan compleja que afronto periódicamente.

Sin embargo, creo que mis palabras pueden traslucir la honradez a ultranza que definen mis actitudes en toda mi vida y que procuro reflejar fehacientemente con el instrumento de la escritura. No encuentro otro modo de dar a entender la cristalinidad de mis intenciones y el reflejo de mi interior que procuro siempre acorde a los valores que deseo en permanencia conmigo pese a la dureza del camino.

Antes de conocer a D. José María, puedo decir que mi espíritu ya estaba fraguado en duras forjas y sea por ello quizá, el poseer aguante suficiente para no sucumbir en esta lucha contra tantas malignidades con el fin de encontrar soluciones a un inmenso drama humano junto al empresario.

A la rectitud y honradez a ultranza he de sumar el quehacer inteligente, el sacrificio en la perseverancia, la capacidad de gestión en una situación al límite y la consciencia de la importancia de lo que está en juego para no desfallecer ante la presión y la intimidación constantes al estar en un fuego cruzado de codicias enfrentadas.

Si sólo fuera trabajar para conseguir un propósito del más alto nivel, nada más al alcance de un genial empresario y financiero como es D. José María, ya el tiempo habría respondido eficazmente sin obstáculos, pero no fue posible la prontitud por esa amalgama de males que han procurado todos cuantos han mirado por sí mismos y sus ambiciones desmedidas, importando muy poco resolver el sufrimiento de miles de personas.

Mi credibilidad es un continuar a contracorriente ninguneado, boicoteado pública y privadamente, trampeado, difamado, traicionado, vilipendiado, asolado, despreciado y amenazado constantemente.Afortunadamente, gracias a Dios, tiendo a crecerme ante las dificultades.  Sólo puedo aportar de mí lo limpio ante lo rastrero, lo desinteresado frente a las codicias múltiples, la sencillez frente a la demoníaca dificultad de intereses ocultos que sacan provecho del sufrimiento ajeno.

Trabajando muy duramente al lado de D. José María, involuntariamente he podido ver lo que unos y otros esconden tras la apariencia y me he convertido en un molesto testigo íntegro que no se vende ni le compran con las mismas monedas de la traición que tantos recibieron para abandonar a un hombre que, sin ser responsable de los problemas que desea resolver con toda su alma, pretenden dar por acabado para que alimañas se salgan con la suya y en las confrontaciones varias saquen el rédito que buscan , aprovechando una tragedia que poco les incumbe salvo para llenarse todo lo posible los bolsillos.

Mi credibilidad pasa por la manifestación objetiva de una labor muy seria que entraña mucha complejidad y obstáculos que se han salvado permanentemente para conseguir una meta de salvación para todos los Inversores. Proyectos con gran solidez que la necedad y la ambición de los ajenos han pretendido dinamitar pero que han seguido un cauce profesional sin fisuras, a pesar de las muchas demoras que han irrumpido de manera inopinada y continua.

En la convicción de mis palabras está implícita la funcionalidad de todo lo duramente trabajado este tiempo al margen de conflictos, procurando el alejamiento de aquellos que están inmundamente disfrazados de benignidad, siendo lobos de caninos afilados que se presentan ante la opinión pública como dóciles corderos.

Sé que lo tengo todo en contra porque estoy solo al lado de un hombre a quien admiro por puro conocimiento de causa, frente a periodistas engañados o malintencionados, ante  una cohorte de intrigantes que manipulan por la espalda las realidades y las brindan, a cambio de dinero, como ciertas. Resentidos que sólo buscan propios beneficios que no dudan en ponerme en la línea de fuego para que tome partido en un laberinto de enfrentamientos que sólo alejan las soluciones que hemos buscado sin descanso.

He procurado con toda coherencia mantener una fe práctica siendo testigo y hacedor de gestiones profesionales con el fin de culminar con éxito una empresa de una dificultad extrema y sin alicientes, un calvario donde sólo la firmeza en la honradez y la fe en que todo sacrificio obtiene recompensa me ha hecho caminar hacia un horizonte de expectativas reales que, además, han sido protegidas en el difícil equilibrio de dar a entender que hay soluciones pero considerando el país del que se trata éste donde hallar salidas.

Comprendo que todo lo llevo en contra pero me dicta el designio de una conciencia que busca mitigar el dolor de mis semejantes que jamás me ha sido ajeno y por la defensa de un hombre desconocido al que la confusión, la envidia, la malignidad y el oscurantismo de sus enemigos han convertido en una imagen pública muy alejada de la realidad.

Sólo puedo dar de mí lo que soy y sé que es muy poco en comparación con esas deslumbrantes grandezas de tan poderosos enemigos declarados que representan la falacia, siendo yo sólo un humilde luchador por lo que creo y a ello me entrego.

Anteayer le decía a D. José María, indignado yo por el artículo de Juan Luis Galiacho, que había que desmentir todas las falacias de ese correveidile; él me respondió que no había necesidad. "Si la gente cree en lo que quiere creer por afinidad o aversión, seguirá creyendo por mucho que intentes desmentir" argumentó, resignado conocedor de cómo funciona la trampa de lo manipulado.

Gran razón de una persona cuyo pecado fue ser un genio de la empresa y la finanza y confiar en el demonio que en su momento le habló de Dios para llevarle a una trampa sectaria, en que todos los maleantes de este país se repartieron su patrimonio con el beneplácito corrupto de una Justicia que además lo dejó en absoluta indefensión.

Mi credibilidad es mi sacrificio de todo este tiempo contra toda adversidad. Más no puedo dar de mí salvo mi certeza de haber hecho lo que debía hacer. Sigo pensando que toda siembra ha de conllevar la recogida de una cosecha. Así lo espero, consciente de que nadie cree en mí.


Atentamente

Ignacio




18 comentarios:

JOSE A. dijo...

Despues de haber releido varias veces esta publicación, pienso que cada cual es libre de opinar según su criterio.- Mi mujer y yo tuvimos la enorme satisfacción de conocerte y hablar durante largo tiempo contigo de las posibles soluciones a este problema, ajeno a D. José Mª y a TI, pero que asumistes como algo personal y como si en ello te fuera la vida.- Nosotros sabemos de tu entrega desinteresada y de los múltiples sinsabores que has tenido que soportar por las críticas y zancadillas que te han lanzado desde todos los angulos.- No has cejado en tu misión, que podíamos llamar SUBLIME, para conseguir que todos nosotros - LOS INVERSORES - podamos recuperar lo aportado y estar más tranquilos.- Nadie puede poner ni un resquicio de duda en tu HONRADEZ y HONESTIDAD, en el trabajo hecho a conciencia y volcando el alma frente a tantos enemigos que han estado interesados en que este proyecto, no viera la luz.- Dios sabe del camino recorrido sin ayuda de nadie, pensando solo en el bien de todos nosotros.- La labor y la semilla, ya estan hecha y plantada, solo queda recoger el fruto, que se recogerá cuando llegue el momento y Dios decida. Solo queda esperar confiados en el trabajo bien hecho y agradecerte en el,Alma todo tu esfuerzo, ya que es claro y evidente, que si tú no hubieras aparecido en la vida de D. José Mª, nadie se hubiera preocupado lo más mínimo por el sufrimiento ajeno.
Muchas gracias por todo y te mereces el descanso del guerrero que se ha dejado la piel en el empeño.-
Cuídate mucho.- Un fuerte abrazo.-

COCO dijo...

Estimada compañera inversora, entiendo perfectamente su incredulidad y zozobra, pues yo misma la vivo a diario en esta tragedia que nos ha tocado vivir por ser confiados inversores. El Sr. Fernández Candela me recibió un día en la c/Alondra junto al Sr. D. José María Ruíz Mateos y en persona me manifestaron (de forma que parecía totalmente sincera) su preocupación por nosotros y su voluntad de buscar una solución satisfactoria, cosa que jamás hizo ninguno de los hijos de D. José María, sus abogados, ni otras personas que pudieran haber participado en la presunta estafa de la que hemos sido objeto. Aunque nunca se me dió detalle de cúal sería esa operación milagro que nos daría solución para salvaguardarla, sí que me pareció en todo este tiempo de espera que el único interés que movía a D. Ignacio Fernández Candela era defender a un hombre al que admira profundamente y solucionar un drama de personas a las que iba conociendo personalmente y ante cuya situación de injusticia le era imposible permanecer impasible. Algún día espero que el tiempo y la justicia ponga a cada cual en su lugar. Pero D. Ignacio no lleva el apellido Ruíz-Mateos, ni firmó los pagarés que arruinaron a mi familia. Parece una persona honrada y trabajadora y no creo que haya percibido ni un duro por atendernos y comprender nuestra situación. Es por ello que no veo justa la desconfianza hacia su persona sólo por el hecho ser portavoz y mensajero, a no ser que se demostrase lo contrario. Yo seguiré su blog como hasta ahora con la esperanza de que un día, quien se llevó nuestro dinero, decida devolvérnoslo. Y pediré que la justicia actúe y castigue a quienes estaban al frente de los negocios cuando se llevaron puniblemente los ahorros de miles de personas y se lucraron con ello sin ningún escrúpulo ni vergüenza, como creo que siguen haciendo.
MJ

Anónimo dijo...

Buenas noches,
Leo atentamente cada día la verdad oculta, a la espera siempre de un nuevo artículo tuyo, ya que es el único hilo conductor que tenemos con la familia Ruiz Mateos.
No tengo nada más que palabras de agradecimiento hacia tu persona, ya que eres el único que ha mantenido, de una manera o de otra el contacto con nosotros. Ojalá todo esto llegue pronto a buen fin, y podamos descansar todos de una vez, tu el primero, ya que imagino el desgaste que te estará suponiendo todo este esfuerzo diario.
Muchísimas gracias por tu apoyo, comprensión y esfuerzo para con nosotros, y sólo te pido que no ceses en el empeño, y que sigas estando ahí en el sitio donde otros que ya sabemos deberían estar. Ten claro ignacio que mi familia y yo te estaremos eternamente agradecidos por tu esfuerzo.
Un fuerte abrazó.

Anónimo dijo...

Hola Ignacio,darte mil gracias por el noble trabajo que altruistamente y desde hace más de un año vienes desempeñando por conseguir que a los inversores se les devuelva lo que es suyo.Es de valorar tu sacrificio personal con múltiples intereses en contra.Me reconforta el álma saber que contamos contigo,libre,ávido de justicia y sobre todo valiente.Un abrazo. ByL

LAURA´S FATHER dijo...

Está muy claro que conseguir que nos devuelvan el dinero es una labor harto difícil y complicada, llena de zancadillas e intereses creados al olfato del dinero.
Dado que no podemos contar con la buena voluntad de aquellos que firmaron los pagarés y a quienes entregamos nuestro futuro e ilusiones junto con los ahorros de toda una vida, necesitábamos que alguien se lanzara al ruedo en defensa de nuestros intereses y consiguiera culminar semejante proeza. Hasta ahora la única persona que lo ha hecho, al menos dentro de lo que yo sé, ha sido Ignacio.
Por ahora, la Justicia no tiene vistas de conseguir nada a corto ni medio plazo, por lo que solamente nos queda rezar porque ese laberinto financiero en el que se encuentra sumida nuestra historia, llegue a buen puerto y consigamos lo que todos estamos esperando, recuperar lo nuestro.
Gracias Ignacio, por mantener viva la llama en nuestro interior y ayudarnos cuando lógicamente flaqueamos ante tanta demora y desesperación.
El cielo puede esperar para hacer justicia contigo, pero cuando se haga justicia en la tierra con nosotros, espero que se haga contigo y con los que te atacan.
Gracias por levantarte cuando caes y no desfallecer. Si tú caes, caemos nosotros y si desfalleces, desfallecemos nosotros.
Un abrazo

Julio montealegre mejia dijo...

Somos Julio y Leoncio, debido a las amenazas hacia tu persona cuyo objetivo es dinamitar el trabajo realizado por tí gracias a tu integra moral y trabajo incansable en beneficio de todos los inversores, siendo el único enlace que tenemos con D.jose Maria,ya que los culpables se han ocultado en sus ratoneras y solo poner piedras en el camino para que no cobremos.Estos INDESEABLES TE TENIAN QUE ESTAR AGRADECIDOS YA QUE ERES EL PUENTE ENTRE D.JOSE MARIA Y LOS INVERSORES Y NOS TIENES INFORMADOS,Y MANTENEMOS LA CALMA QUE SI SIGUEN CON SUS AMENAZAS SE PUEDE VOLVER CONTRA ELLOS.UN SALUDO.JULIO Y LEONCIO

Anónimo dijo...

Los inversores que confiamos los ahorros de toda una vida a la familia Ruiz Mateos tenemos que agradecer a Ignacio F.Candelasu lucha honesta y desinteresada junto a Jose Maria(padre), para solucionar el drama que estamos viviendo. Es el único que mantiene nuestras esperanzas.
Muchas gracias por todo Ignacio.

P.A.

JOSE A. dijo...

Como puedes ver , amigo del alma, somos muchos los amigos incondicionales que tienes y que valoramos en alto grado el esfuerzo asumido durante todo este tiempo. Cuando se acometen funciones de esta embergadura se está expuesto a críticas u opiniones encontradas, pero la realidad es la que es y que nosotros sabemos, al igual que todo el que se haya querido informar, pues no se la ha puesto trabas a nadie.- Se que tu conciencia está muy tranquila y tu interior rebosa felicidad.- Un abrazo.

Anónimo dijo...

Querido amigo ignacio,
Es el segundo comentario que escribo como respuesta a este artículo, pero quería reiterar el apoyo incondicional mío y de mi familia hacia ti. Eres la única esperanza que hemos tenido y tenemos desde que comenzó el calvario que estamos viviendo. Tu y José María padre sois los únicos que habéis dado la cara, y los que creó artífices de todo este atraco sufrido están escondidos como alimañas en su madriguera, como ratas que es lo que realmente son, capaces de aplastar y jugar con la vida de miles de personas con tal de seguir manteniendo un nivel de vida heredado y jamás trabajado y sudado.
Siento verdaderas náuseas al pensar en ello, y gracias a ti y aJose maria( siempre hablo del padre claro esta), hay una calma colectiva que esta llegando a su fin, y si esta calma termina sin antes recibir una solución definitiva, estos parásitos escondidos pueden tener claro que esto no va a quedar así, como ellos piensan, con miles de familias en la ruina y ellos disfrutando del expolio realizado de miles de ahorros de toda una vida.
Dicho esto, sólo pedirte que no caigas ignacio, porque detrás caemos todos, que dios te de la fuerza necesaria para seguir con nosotros. Si todo esto llega a buen fin, dios mediante, te aseguro que me ocupare personalmente de que se haga justicia contigo, y que trabajare igual de duro que tu para que todo esto te sea recompensado, y que se sepa realmente de tu trabajo y esmero por ayudarnos.
Mucho ánimo y mucha fuerza querido amigo, estamos cada día pendiente de ti. Un fortísimo abrazo.

Ignacio Fernández Candela dijo...

Agradezco profundamente vuestras palabras.

Algunas experiencias de la vida carecen de manual de instrucciones y no es la primera vez que me adentro en camino inexplorado de esas vicisitudes inesperadas que obligan a luchar a contracorriente.

Quizá pude hacerlo mejor o con modos más depurados, no lo sé. Siempre estoy abierto a superar los obstáculos y escuchar la buena crítica del amigo, pero estoy seguro de que sólo había una manera de realizar todo esto: con entrega, honradez y dignidad y batallando contra adversidades inherentes a lo más nutrido de la decadencia moral que radiografía esta sociedad nuestra.

Agradezco vuestra Amistad mayúscula forjada este tiempo en las trincheras y deseo la Justicia verdadera que merece José María Ruiz-Mateos junto a vuestras alegrías y las de miles de personas.

En la vida hay que actuar con inteligencia y rectitud sin perder la Fe en el camino, por muy duro que sea éste e incierto el destino de los pasos emprendidos. Dios quiera premiar tanto sacrificio de todos vosotros y la nobleza que nos ha acompañado alentando cada etapa de este transcurrir severo para conseguir una obra de Justicia mayor.

Un abrazo



Calvared dijo...

Soy un inversor de Nueva Rumasa. Me ha decepcionado ver que los hijos de D. José María no están a la altura de su padre. Dudo mucho que algún día llegue a hacerse efectiva la devolución de los pagarés a quienes confiaron en el Clan Ruiz Mateos. Personalmente no tengo nada en contra del patriarca, que siempre me ha parecido una persona íntegra, pero si en contra de sus hijos y sobrino que nos han estafado de una forma burda y poco elegante. Nuestro dinero se ha evaporado y mucho me temo que jamás volverá a nuestras manos ya que quien más podría hacer para conseguirlo es muy mayor y está enfermo.
Un saludo

Anónimo dijo...

Hola.
Soy soy un inversor y he descubierto este blog hace solo unos días.
Me podéis decir alguno de vosotros si alguien ha cobrado ya o en todo caso qué significado le dais al artículo de la estación de llegada.
Gracias.
J.P.

Anónimo dijo...

Esto funciona?

Soy un inversorer que he descubierto este blog hace sólo unos días. Preguntaba si alguno de vosostros ha cobrado ya o en todo caso qué significa lo de la estación de llegada. Gracias.

Anónimo dijo...

No se quien conduce este blog pero releyendo los comentarios, estos que se publican está claro que son muy selectivos.
Es la tercera vez que escribo y pregunto si algún inversor ha cobrado o en todo caso qué significa el artículo de la "estación de llegada. Gracias."

Ignacio Fernández Candela dijo...

Disculpe la demora en dar entrada a su comentario, J.P.

Procuro mantener contacto con cuantas personas se comunican ,aunque no me es posible atenderlas rápidamente por no disponer de tiempo.

Si conoce ahora este blog verá, a tenor de algunas entradas, que se ha manifestado la proyección de un trabajo práctico con el fin de resolver la problemática de los Inversores.

El ingente trabajo realizado ha sido obstaculizado más allá de la voluntad del Sr. Ruiz-Mateos, pero sigue vigente el desarrollo de una labor profesional responsable que pueda responder en cumplimiento del compromiso solemne realizado por D. José María.

Para una persona común es del todo imposible pero no para un empresario y finaciero como él que sólo en donaciones y obras benéficas ha dado cientos de millones de euros.

A pesar de las adversidades y codicias enfrentada-cuestiones sobre las que aún no puedo explayarme para que se conozcan a los causantes de los retrasos, todo se andará-; pese a la suciedad de propósitos en tantos que aspiran a llevarse el mejor bocado aprovechando un drama humano de inmensas proporciones, seguimos con perseverancia y solidez en el empeño propuesto por el que se ha trabajado sin descanso todo este tiempo pasado.

Ignacio Fernández Candela dijo...

Calvared, D. José María no da por perdida la posibilidad de dar a los Inversores lo que les pertenece.

Se ha trabajado, durante todo este tiempo y muy duramente, sobre soluciones muy serias y concretas.

Las dificultades han sido innúmeras pero jamás hemos desistido de alcanzar el propósito que tantos han pretendido frenar, sencillamente por creer que con una solución global se llevan menos del pastel estando en primer lugar el compromiso de pagar a los Inversores y Trabajadores.

Esas codicias personales son las que han procurado ensombrecer o restar credibilidad a una labor intensa y del máximo nivel profesional, sólo al alcance de un hombre singular como es José María Ruiz-Mateos.

Anónimo dijo...

Querido ignacio,
Todos sabemos que tu estas aguantando ahí por nosotros, por los que hemos perdido los ahorros de toda una vida ,con edades avanzadas y con una crisis que nos impide conseguir liquidez para pasar el resto de nuestras vidas más o menos tranquilo,
Nos encontramos, gracias a la familia ruiz mateos en la más absoluta ruina y con la tremenda y agónica desesperación al ver como pasan los meses, los años y ese duró trabajo del que habláis continuamente no dan ningún tipo de fruto.
Jamás dudaría de tu honradez, y te agradeceremos de por vida el que simplemente estés ahí, y que seas el único que de la cara y nos mantengas algo informado, y aún no puedo creer como una familia que continuamente se golpea el pecho y hace alusión a la virgen y al señor,permanecen impasibles y escondidos como ratas de alcantarilla después de acabar con la vida de miles de personas. No solamente permanecen impasibles, sino que con nuestro dinero siguen montando nuevos negocios, creo que con el único objeto de conseguir seguir viviendo como niñatos mimados, que jamás han dado un golpe en una pelea, justificando el afloramiento de nuestros ahorros escondidos. Como tu muy bien dices esta gentuza estará muy interesadas en que nadie pague a nadie, y estarán deseando de que su padre, el único que creó que podría solucionar este drama, se quite del medio de una manera o de otra y así poderse repartir a gusto los cientos de millones de euros robados a moler de personas honradas y trabajadoras, sin importarle los dramas familiares que ellos han creado.
No puedo describir los sentimientos de náuseas y de violencia, que jamás lo fui, que me entra al simplemente recordar todo lo que esta ocurriendo.
Necesitamos saber, al menos SABER, de una vez si esos trabajos de los que hablas ignacio, darán su fruto o no. En nuestras vidas tenemos que tomar duras decisiones y estamos con una esperanza, quizá falsa, y eso no sí pide tomarlas, lo que puede hacer que este drama sea aún peor.
Lo único que creó que nos merecemos es que José María padre, ya que las sabandijas de sus hijos están muy ocupados en ocultar a buen recaudo y gastar nuestros ahorros, nos diga si realmente vamos a recuperar nuestro dinero.
El, querido ignacio tiene que saber, y perfectamente, si realmente vamos a recuperar nuestro dinero, si realmente tiene alguna solución factible para que esto se pueda hacer efectivo y así no alegar más esta agonía.
Prefiero, y estoy seguro que todos, que nos digan que no es recuperable nuestro dinero, a tener una esperanza falsa que hace aún más terrible este castigo al que nos ha sometido esta " grandiosa, religiosa apostólica y romana familia"
Esto ya es insufrible ignacio, hijos que los tenemos que quitar de sus estudios, casa conseguida después de toda una vida en venta, negocio a punto de cerrar por no tener liquidez para soportar estos años de crisis...insufrible... Por favor te ruego que le digas a José María que nos diga, con el corazón en la mano sí vamos a recuperar nuestros ahorros o no, el lo tiene que saber.
Y a ti de nuevo muchísimas gracias por todo, por tu apoyo, por tu comunicación y por ser el único que al menos nos mantiene informados.
Un abrazo.

J.M

Ignacio Fernández Candela dijo...

Cuánta razón tienes, JM. Sólo Dios sabe lo que estoy soportando aunque lo hago con la certeza de actuar como mi conciencia me dicta por muy durísimo que sea este calvario del que deseo libre a tantas personas.

Deseo Justicia verdadera para un gran hombre como D. José María, tan injustamente tratado por la vulnerabilidad de su nobleza y capacidad de sacrificio ante la adversidad.

Todo en contra a su lado porque él es un personaje batallador contra tantas injusticias y trampas cometidas con su persona. Sin embargo, a pesar de tanta obstaculización, si me he manifestado de manera constante en la dirección de las soluciones a este infierno es porque lo he hecho con conocimiento de causa.

Sé el brutal esfuerzo que ha supuesto este batallar por encontrar una salida al laberinto. He actuado en primera línea, junto a D. José María, aprendiendo de su maestría y tomando ejemplo de su talento sin parangón, adentrándome en el sinuoso y difícil mundo de las finanzas y la empresa al más alto nivel.

Se ha trabajado permanentemente y con el pragmatismo profesional que exigen estas circunstancias.Jamás en mi vida hubiera imaginado un batallar como éste, pero lo cierto es que esta realidad se ha convertido en un largo e intenso bagaje con el único horizonte de anunciar el pago a los Inversores, además de satisfacer las deudas dispares que han provocado esta trágica situación.

Ante la indiferencia de la Justicia, que congela en embargos las soluciones que podrían aportar 1.500 millones de euros de propiedades privadas intervenidas, tuvimos que acometer iniciativas para paliar el drama.

En una proyección de tanta complejidad lamento no depender de mí mismo siendo un bien intencionado mensajero que además tampoco puede explayarse en demasía por el mejor fin de nuestros propósitos.

Afortunadamente, me han acompañado amigos ya, después de tantas vicisitudes, que están atrapados en la trampa de los pagarés y han trabajado a mi lado en toda esta certeza de fructífera labor acometida con responsabilidad, integridad, honradez y profesionalidad que inspira luchar al lado de D. José María Ruiz-Mateos.

No había entrenamiento para librar estos empeños y he dado lo mejor de mí y de manera sacrificada confrontando con todo tipo de dificultades públicas y privadas, sometiendo mi vida a una presión que ha mermado mi propia salud. Pero lo doy todo por bien empleado. Alguien debía asumir ese rol de humanidad al lado de una gran persona tan desconocida por la sociedad.

Existe un sólido plan de acción que hemos llevado a cabo con tremendos sacrificios y con una tensión permanente. Es por ello que sigo alentando la esperanza porque si está en función de lo dignamente trabajado, lo esforzadamente labrado, lo coherentemente asumido al máximo grado de profesionalidad en busca de un objetivo de entrega por los demás, con los pies en el suelo y también mirando el cielo, creo que este milagro se puede obrar.

Porque aún dejándonos un pedazo de vida en este tiempo de lucha perenne, si podemos anunciar el ansiado día del fin de esta pesadilla no dejará de ser un milagro. Como milagro considero la gran obra empresarial y financiera de D. José María y su capacidad genial para crear riqueza que siempre obró rectamente pese a las insidias de sus aprovechados enemigos.

Sigo apostando a caballo ganador por todos y por la convicción de tanto sacrificio en un trabajo de siembra que puede obtener su cosecha. En ello estamos y las semillas ya se han extendido en latifundio.

Agradezco tus palabras y sigo al pie del cañón al lado del hombre que me privilegia con su confianza para cumplir sus compromisos.

Un abrazo